Usted está aquí

El Ayuntamiento de Torrejón vuelve a adjudicar una obra municipal a una empresa vinculada a la trama Gürtel

Enviar pág. por emailEnviar pág. por email

El Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz va a pagar 245.000 euros a una de las empresas vinculadas con la trama Gürtel a la que ha decidido contratar para llevar a cabo el cerramiento con vallas de cinco parques y plazas de la ciudad.

La empresa en cuestión es LICUAS S.A, sociedad de la que es presidente Joaquín Molpeceres Sánchez, empresario que aparece de forma reiterada tanto en los conocidos como papeles de Bárcenas como en la trama Gürtel por su vinculación con numerosos contratos públicos con ayuntamientos gobernados por el PP, como Alcalá de Henares, Móstoles o Boadilla del Monte, entre otros.

El nuevo contrato que acaba de ser adjudicado a esta empresa, ahora desde el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz, vuelve a poner de manifiesto la estrecha relación existente entre los ayuntamientos madrileños gobernados por el PP y Licuas, además de la falta de escrúpulos del PP torrejonero y de su alcalde, Pedro Rollán, a la hora de seguir contratando con empresas estrechamente relacionadas con tramas de corrupción.

El contrato en cuestión se refiere al cerramiento y vallado de cinco plazas y parques de Torrejón de Ardoz (Parques de Quirós, Arbolillos, Campiña, Rosario y Barrio Canario) así como a la remodelación y mejora de diez de los pipicanes de la ciudad.

Las obras, adjudicadas en régimen de negociado, ya han comenzado y tienen un coste total de 245.923,86 euros. Este gasto, más allá de la decisión de concederle la obra a una empresa involucrada en una clara trama de corrupción, pone de manifiesto que estamos ante un nuevo caso de uso y abuso de los recursos públicos en un municipio en el que en los últimos ocho años se ha incrementado la deuda pública en un 180%.

Sólo en el año 2014, el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz ha dejado de pagar a proveedores por valor de más de 18 millones de euros (más de 3.000 millones de pesetas). Y sólo para hacer frente a pagos de la deuda, el Gobierno municipal ha pagado más de 14 millones de euros a los bancos (8 millones en amortizaciones de préstamos, casi 6 millones en pago de préstamos, más de 48.000 euros en gastos financieros y 216.000 euros en intereses de demora).

Pues bien, a pesar de esta situación financiera, el PP de Torrejón sigue haciendo oídos sordos al estado de las arcas municipales y sigue derrochando el dinero público a manos llenas en obras e instalaciones que en estos momentos distan mucho de ser necesarias y útiles.

Una vez más volvemos a poner en tela de juicio si tiene sentido destinar 245.000 euros, en este caso, al vallado de plazas y jardines por el simple hecho de querer garantizar supuestamente la seguridad pública dentro de un modelo de uso privativo de los espacios públicos; o de si hay que gastar casi 300.000 euros en la organización de una cabalgata de reyes; o de si hay que pagar más de 80.000 euros por instalar un avión de combate en una rotonda, o como denunciásemos en verano pasado, si con el estado actual de las cuentas públicas hay que pagar íntegramente la totalidad de un concierto de Dani Martín por un importe cercano a los 80.000 euros.

Es evidente que el PP de Torrejón, con Pedro Rollán a la cabeza, no mira por los intereses de la población y juega en todo momento a hacer un uso electoralista y partidista de los recursos públicos y, además, sin importarle si con sus decisiones se puede beneficiar a empresas y sociedades afines con tramas corruptas y de presunta financiación ilegal del propio partido.

Artículos Destacados